Archivo de la etiqueta: tratamiento

Atripla® (Efavirenz + Tenofovir + Emtricitabine)

atriplaAtripla® es un medicamento que combina tres fármacos antirretrovirales ya que contiene, en una única pastilla, 600 mg de Efavirenz, 300 mg de Tenofovir DF y 200 mg de Emtricitabina. Atripla ®contiene dos clases distintas antirretrovirales: dos inhibidores de la transcriptasa inversa análogos, uno de nucleósido (Emticitabina) y, el otro, de nucleótido (Tenofovir DF); y un inhibidor de la transcriptasa inversa no análogo de nucleósido (Efavirenz).

Emtricitabina está presente también en los medicamentos Emtriva® y Truvada®. Tenofovir está presente también en los medicamentos Viread® y Truvada® y Efavirenz está presente en el medicamento Sustiva® (Stocrin® en algunos países).

Atripla® es fabricado por un acuerdo entre dos laboratorios Bristol-Myers Squibb y Gilead Sciences. Obtuvo su aprobación en los EE.UU. porla FDA(Food and Drug Administration // Dirección General de Alimentos y Fármacos) en julio de 2006. En Europa su aprobación se produjo a finales de 2007 aunque aún no está ampliamente disponible en todos los países dela UniónEuropea, así que es posible que todavía no haya llegado a tu hospital.

Este fármaco es el primero que ha permitido concentrar un régimen completo de terapia combinada en una sola pastilla que se toma una única vez al día. Atripla® forma parte de las combinaciones de fármacos antirretrovirales de preferencia de uso para las personas que empiezan a tomar medicación antirretroviral por primera vez, según las guías de consenso médico para el tratamiento antirretroviral.

¿Cómo se debe tomar Atripla®?

Atripla® debe tomarse sin las comidas, con el estómago vacío, es decir, una hora antes o dos horas después de comer. Se toma una única pastilla, una sola vez al día, cada 24 horas. Esto quiere decir que deben pasar 24 horas entre una toma y otra. Es recomendable que no haya un desfase de más de media hora entre la hora en que te tomas Atripla® un día y la hora en que te lo tomas al día siguiente. Por ejemplo, si tu hora teórica de toma son las 10 de la noche, el intervalo dentro del que te lo deberías tomar iría desde las 9:45 de la noche hasta las 10:15 de la noche.

También se puede tomar Atripla® con un pequeño tentempié, como una galleta, una fruta o una tostada, con un contenido muy bajo o nulo de grasas, si fuera necesario para hacer más llevaderas las molestias estomacales que pudieran presentarse, en especial durante los primeros días de tratamiento.

Debido a que contiene Efavirenz (Sustiva®) se aconseja tomar Atripla® poco antes de irse a dormir, ya que así los posibles efectos sobre el sueño, el equilibrio y la capacidad de atención que se atribuyen a Efavirenz, en especial durante las primeras semanas de tratamiento, serán más moderados ya que se te pasarán mientras estás durmiendo. Por este mismo motivo se recomienda evitar conducir vehículos o manipular maquinaria en las horas siguientes a la toma de este fármaco, al menos durante las primeras semanas de tratamiento.

Al contener Tenofovir, se aconseja beber un poco más de agua o de líquidos sin cafeína de lo que sea habitual para ti cada día. Se sospecha que Tenofovir puede tener un impacto en el funcionamiento del riñón a medio o largo plazo. Beber más líquidos contribuye a proteger tus riñones.

Si en tu hospital no estuviera disponible Atripla® tu médico te puede pautar entonces el tratamiento con Emtriva® (Emtricitabina), Viread® (Tenofovir) y Sustiva® (Efavirenz) por separado. (Emtriva® y Viread® también vienen juntos en una única pastilla en el medicamento Truvada®). La eficacia del tratamiento tomando estos tres fármacos en sus formulaciones por separado o todos juntos dentro de Atripla® es la misma. Al igual que Artripla®, todos ellos se toman una única vez al día, con el estómago vacío o con un pequeño tentempié bajo en grasas.

La única ventaja destacable de Atripla® es la mayor comodidad, ya que supone tomar simplemente una sola pastilla en lugar de tres, o de dos si se sustituyen Emtriva® y Viread® por Truvada®.

Atripla® se debe conservar a temperatura ambiente, sin exponerlo a la luz solar, al calor, al frío o a una humedad excesivas. Es preferible que conserves las pastillas en su envase original hasta que llegue el momento de tomárselas.

¿Y si se me olvida hacer una toma?

En caso de que se te pase la hora y no te hayas acordado de tomarte este medicamento, entonces tómatelo inmediatamente, en cuanto te acuerdes, aunque hayan pasado ya algunas horas. Si ves que faltan menos de ocho horas para la siguiente toma, entonces es mejor esperar y hacer ya tu siguiente toma, sin duplicar las dosis, a la hora en que te hubiera tocado hacerla normalmente. En cualquier caso, conviene siempre que consultes con tu médico, antes de empezar a tomar tu tratamiento, cómo proceder en estos casos.

¿Cómo actúa Atripla®?

Todos los fármacos contenidos en Atripla® bloquean la misma enzima del VIH: la transcriptasa inversa. Esta enzima es una proteína especializada que el virus contiene en su interior y que utiliza para hacer copias de su material genético que, posteriormente, gracias a otra enzima del virus, la integrasa, será introducida en las células infectadas. Si quieres saber más sobre esto, te aconsejamos que leas la sección de Linfositio dedicada al Ciclo Vital del VIH.

Atripla® es eficaz porque este bloqueo de la transcriptasa se produce de tres maneras distintas.La Emtricitabinabloquea a la transcriptasa en el lugar en que esta enzima se une a los nucleósidos del ARN del virus, mientras que Tenofovir la bloquea en el punto en que se une a los nucleótidos del ARN del virus. Los nucleósidos y los nucleótidos son las piezas básicas con las que se arman las cadenas de ARN y de ADN. Efavirenz también bloquea la transcriptasa en el punto en que esta se une a los nucleósidos del ARN viral, pero es una molécula con una estructura química y tridimensional distinta a la dela Emtricitabinay el resto de análogos de nucleósido, por eso, a Efavirenz se le conoce como un no análogo de nucleósido. Al ser distintas su estructura y su mecanismo de acción frente a la transcriptasa, al VIH le cuesta mucho más evitar el efecto de estos fármacos cuando se combinan entre sí.

Los fármacos Tenofovir y Emtricitabina, además de tener actividad frente al VIH, también son activos frente al virus de la hepatitis B. Por eso, es importante que tu médico, antes de iniciar un tratamiento con Atripla® (o bien con cualquier fármaco que contenga Tenofovir y/o Emtricitabina), te haga análisis para determinar si, además de VIH, tienes también hepatitis B. Esto puede ser importante, en particular, si en algún momento, por cualquier motivo, tienes que dejar de tomar Atripla®, Truvada® o cualquier fármaco que contenga Tenofovir o Emtricitabina.

Posibles efectos secundarios de Atripla®

Trastornos del sueño y alteraciones psiquiátricas

Debido a que contiene Efavirenz, atripla puede producir los mismos efectos secundarios que Sustiva®, en especial durante las primeras semanas de tratamiento. Un porcentaje elevado de las personas que toman Atripla® (o Sustiva®) sufren algunos trastornos del sueño, mareos, sensación de inestabilidad al caminar  o sueños vívidos y extraños a las pocas horas de haber tomado el medicamento. También se ve afectada la capacidad de concentración y la coordinación de movimientos. De ahí que se aconseje, por ello, tomarlo poco antes de irse a dormir ya que, mientras dura el sueño, estos efectos se irán haciendo más leves. De todas maneras, al despertar por la mañana, puede persistir una cierta sensación de confusión y de “no haber dormido bien”.

Para la gran mayoría de las personas, no obstante, estos efectos tienden a ir disminuyendo con el paso de los días y desaparecen casi por completo al cabo de unas semanas. En algunos pocos casos hay personas que toman Atripla® o Sustiva® y que, meses después de haber empezado el tratamiento, manifiestan todavía no sentirse del todo despejadas, manteniendo esa sensación de no haber dormido lo suficiente, aunque pueden realizar sus tareas cotidianas, incluyendo conducir vehículos, estudiar, coordinar equipos complejos o hacer cálculos y manejar maquinarias, sin mayores dificultades.

En el prospecto de Atripla® y en el de Sustiva® se indica que en personas con antecedentes de trastornos psicológicos o psiquiátricos, este medicamento puede agravar síntomas tales como la tendencia a entrar en estados de depresión, tener pensamientos extraños o manifestar comportamientos agresivos. En algunos pocos casos se han reportado casos de personas que han llegado a intentar suicidarse debido al agravamiento de estos síntomas. Si tienes un historial previo de problemas psiquiátricos, o has pasado por una depresión, debes comentarlo con tu médico antes de empezar a tomar Atripla® o Sustiva®.

Si, por el contrario, no tienes antecedentes de problemas psicológicos, o de trastornos psiquiátricos, la probabilidad de que puedas sufrir de una depresión o de alteraciones psiquiátricas más importantes debido a la toma de Atripla® o de cualquier fármaco que contenga Efavirenz son muy reducidas.

En general, los síntomas que afectan al sueño y a la capacidad de concentración de Atripla® se pueden intensificar si tomas alcohol u otras drogas como marihuana o drogas sintéticas (metanfetaminas, éxtasis, cristal) de las que se suelen utilizar con fines lúdicos. Tomar demasiada cafeína (presente en el café, los tés y las bebidas de cola) también puede hacer que tengas más dificultades para dormir si estás tomando este fármaco.

Riesgo de acidosis láctica

Se han observado casos de acidosis láctica en personas que toman inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósido/nucleótido (grupo al que pertenecenla Emtricitabinay el Tenofovir presentes en Atripla®). La acidosis láctica es una complicación que puede afectar gravemente a tu salud, que se produce de manera repentina, y puede ocasionar la muerte si no es tratada a tiempo.

Por ello, si observas que tienes náuseas, vómitos, malestar estomacal repentino; sensación de debilidad o cansancio que no puedas atribuir a otra causa; sensación de falta de fuerza muscular, dificultad para respirar; o dolor en la parte superior del abdomen, por debajo de las costillas, y ves que todos o varios de estos síntomas han aparecido de forma repentina y coincidente, en el transcurso de pocas horas, es importante que te pongas en contacto inmediatamente con tu médico, ya que podrían deberse a una acidosis láctica.

Alteraciones del funcionamiento del hígado

La Emtricitabina y el Tenofovir presentes en Atripla® también pueden producir alteraciones en el funcionamiento del hígado. Esto se puede verificar por los resultados de las analíticas de sangre que periódicamente te realiza tu médico y también por algunos signos externos como una tendencia a una coloración amarillenta de la piel o de la parte blanca de los ojos, así como sensación de cansancio o molestias en el abdomen en la zona del hígado (en la parte derecha y anterior del abdomen, justo por debajo de las costillas. Si observas algo de esto es bueno que lo comentes con tu médico lo antes posible.

Sarpullido y reacción alérgica severa

Con todo, puede que el efecto más común de tomar Atripla® o cualquier otro medicamento que contenga Efavirenz sea la aparición de un sarpullido o erupción en la piel. Este puede afectar a entre un 10 y un 20 por ciento de las personas durante los primeros días. Lo habitual es que desaparezca al cabo de unos pocos días o de un par de semanas. El sarpullido suele ser más abundante en la espalda, en la frente y en las extremidades. No suele venir acompañado de prurito (picazón, escozor o comezón) ni de escamamiento de la piel.

En la mayoría de los casos, el sarpullido desaparece por sí solo, sin necesidad de aplicar ningún tratamiento. En pocos casos puede ser necesario que tu médico te paute un antialérgico que no tenga interacciones ni con Efavirenz ni con los demás fármacos contenidos en Atripla®.  Es importante que tengas en cuenta que no debes automedicarte si tienes este sarpullido. No utilices por tu cuenta pomadas, ungüentos, infusiones o antialérgicos sin que te los haya prescrito tu médico, ya que en algunos casos podrías agravar los síntomas en lugar de aliviarlos.

Sólo entre un 2 y un 3 por ciento de las personas que presentan sarpullido al tomar Atripla® o cualquier medicamento que contenga Efavirenz, este problema puede agravarse. El sarpullido lejos de irse, se intensifica y pueden aparecer, además, dolores en las articulaciones y sensación de prurito. Se trataría pues, de una reacción alérgica severa que si no se detiene, puede llevar a la aparición de ulceraciones en la piel y daños al tejido de las articulaciones. En estos casos, casi siempre se hace necesario interrumpir el tratamiento con Atripla® y con cualquier medicamento que contenga Efavirenz y buscar otro antirretroviral (generalmente un inhibidor de la proteasa) para reemplazarlo. Las personas que hayan desarrollado esta reacción al Efavirenz tienen también más posibilidades de reaccionar de manera similar a los otros fármacos no análogos de nucleósido, comola Nevirapina(Viramune®) lola Delavirdina(Rescriptor®).

Si presentas una erupción, aunque sea leve, debes comentárselo a tu médico inmediatamente para que éste te vea en persona y pueda valorar si se trata de un caso leve o de un caso que podría conllevar alguno de los riesgos que acabamos de mencionar.

Problemas en los huesos

Tenofovir, presente en Atripla® y también en Truvada® y en Viread® puede tener como efecto secundario una disminución en la densidad de los huesos. Esto significa que puede contribuir, a medio o largo plazo, a que los huesos acumulen menos calcio y por tanto sean más frágiles, con lo que se incrementan los riesgos de fracturas, especialmente en los huesos de la cadera y en los huesos largos (brazos, piernas), así como de desgastes o inflamaciones en las articulaciones.

Aunque los datos de los que se dispone actualmente no son concluyentes, sí que hay evidencias que hacen sospechar sobre el impacto de Tenofovir en este sentido, por lo cual es conveniente tener este potencial efecto secundario sobre los huesos en cuenta. Si tienes más de 50 años, si tienes antecedentes de problemas en los huesos: desgaste, osteoporosis, artritis artrosis, si eres mujer y tienes más de 40 años, o hace poco que has tenido un bebé, es conveniente que tu médico te haga estudios periódicamente para evaluar el estado de tus huesos. Además de las radiografías, el método más eficaz para medir la resistencia de los huesos es una densitometría ósea. Se trata de escanear el hueso con un aparato similar a los que se utilizan para las resonancias magnéticas, con el fin de ver cómo es su estructura interna. Este tipo de estudios debería hacerse al menos una vez al año.

Aunque no ha sido estudiado en profundidad, se cree que hacer algo más de ejercicio físico, en particular los ejercicios que ayudan a fortalecer la musculatura (pesas, máquinas, o deportes como la natación) y tomar suplementos de calcio, fósforo y vitamina D, puede ser de ayuda.

Alteración del nivel de grasas y azúcares en la sangre y distribución anormal de la grasa corporal

Cualquiera de los tres fármacos contenidos en Atripla® puede producir alteraciones en el nivel de grasas en la sangre. Tanto en los triglicéridos, como en el colesterol. Un nivel elevado de estas grasas en la sangre está relacionado con un incremento del riesgo de padecer de enfermedades cardiovasculares a medio y largo plazo.

También se ha asociado a estos tres fármacos con la posibilidad de que, a largo plazo, se pueda producir una redistribución anormal de la grasa corporal. Es decir, que se puede perder grasa de zonas donde es habitual o necesario tenerla, como en las caderas, en la cara y en los brazos y las piernas –lo que se conoce como lipoatrofia— y ganarla en zonas donde antes no se tenía, como en el abdomen, en los pectorales o alrededor del cuello –lo que se conoce como lipodistrofia—.

Igualmente, cualquiera de estos fármacos podría producir alteraciones en los niveles de azúcar en la sangre, con lo que el funcionamiento del páncreas y el equilibrio de la insulina se podrían ver alterados, conllevando un mayor riesgo de desarrollar diabetes. Por ello, en las analíticas periódicas de sangre, tu médico monitorizará también los niveles de colesterol, triglicéridos y azúcar, con el fin de actuar preventivamente antes de que las alteraciones puedan suponer un riesgo para ti.

Hacer ejercicio físico y mantener una dieta variada y equilibrada, reduciendo el consumo de grasas de origen animal, de las llamadas grasas “trans” en los alimentos preparados, enlatados, conservas y golosinas, así como reduciendo también el nivel de azúcar en los alimentos, en particular, postres, dulces, caramelos, bebidas azucaradas y demás golosinas, puede ayudarte a controlar mejor los niveles de colesterol y triglicéridos a pesar de estar tomando medicación antirretroviral.

Alteraciones en el funcionamiento de los riñones

Como comentábamos unos párrafos más arriba, el fármaco Tenofovir, presente en Atripla® y también en Viread® y en Truvada® puede alterar el funcionamiento de los riñones en las personas con VIH, en particular en aquellos casos con antecedentes de problemas renales antes de empezar el tratamiento con este fármaco. Por ello es importante que en las analíticas de sangre que te haga tu médico periódicamente se mida el nivel de creatininas. Esto permite saber cuál está siendo la capacidad de tus riñones de eliminar la creatinina, que es una sustancia residual del metabolismo de las proteínas en los músculos.

Si la función de tus riñones se está viendo alterada, es probable que tu médico decida o bien modificar la dosis de Tenofovir, o bien sustituirlo por otro fármaco, lo cual implicaría dejar de tomar Atripla®, Viread® o Truvada®. Algunos otros fármacos utilizados para tratar otras enfermedades pueden tener efectos similares a Tenofovir sobre los riñones. En particular Cidofovir, Ganciclovir y Valganciclovir, que se utilizan, por ejemplo, para tratar la infección por Citomegalovirus, habitual en las personas en un estado avanzado de infección por VIH o que ya han entrado en la fase de SIDA. Si este es tu caso, la decisión sobre si dejar estos fármacos o dejar Tenofovir, o bien modificar las dosis de unos y otros, dependerá de cuál sea tu nivel de CD4 y de carga viral y de cuál sea el estado de la infección por Citomegalovirus.

En todo caso, ante cualquier síntoma o señal que no te parezca normal, lo mejor es comunicárselo a tu médico para que pueda evaluar cómo proceder. En ningún caso dejes de tomar la medicación por tu cuenta. Tu médico te indicará si hay que dejar de tomar un fármaco antirretroviral, si hay que modificar dosis y tomas, o si hay que sustituirlo por otro, y te dará instrucciones sobre cómo hacerlo.

Si tienes hepatitis B además de VIH

Tanto Tenofovir como Emtricitabina tienen un efecto no sólo sobre el VIH sino también sobre el virus de la hepatitis B. Si bien son menos potentes frente a este último que frente al VIH, lo cierto es que consiguen también reducir la carga viral del virus de la hepatitis B (VHB). Por ello es importante que tu médico verifique si estás infectado/a también por el VHB, ya que, si por cualquier motivo tienes que interrumpir tu tratamiento con Atripla® o con cualquier medicamento que contenga Tenofovir o Emtriva, es posible que experimentes un rebrote del virus de la hepatitis B, que podría súbitamente producirte una hepatitis aguda y causar daños a tu hígado.

Importante: test de detección de consumo de drogas

En muchos países europeos y en los EE.UU. es cada vez más habitual que, por ejemplo, en la carretera, te detengan las autoridades para hacerte un test de consumo de drogas. También puedes verte en la necesidad de pasar uno de estos tests si practicas a nivel profesional algún deporte, o bien para acceder a ciertos puestos de trabajo.

Si estás tomando Atripla® ten en cuenta que el Efavirenz puede hacer que des positivo a un test para la detección de la marihuana o cualquier cannabinoide (sustancia químicamente equivalente al principio activo de la marihuana). Por tanto, es bueno que tengas un certificado de tu médico y también que comentes a las autoridades que estás tomando este fármaco para que, en caso de que pudieran sancionarte, puedas solicitar que un laboratorio haga una analítica más específica para detectar la presencia de Efavirenz, evitando así que des un falso positivo para marihuana u otras drogas no legalizadas.

Interacciones con otros medicamentos

Atripla®, al igual que el resto de los antirretrovirales puede interactuar con otros medicamentos tales como antibióticos, anticonceptivos (la píldora para no quedarte embarazada), antigripales, antifúngicos, medicamentos para combatir la acidez estomacal, medicamentos para ayudar a controlar el colesterol, o la medicación que puedas estar tomando para tratar otras infecciones.

Si tomas Atripla® debes evitar tomar, al mismo tiempo, cualquier medicamentos que contenga los siguientes fármacos o principios activos (ten en cuenta que pueden tener distintos nombres comerciales en cada país, pero el principio activo siempre será el mismo):

Medicamentos para el reflujo ácido y la acidez: Cisapride

Medicamentos para el corazón: Bepridil

Antibióticos: Rifapentine

Antihistamínicos: Astemizole

Sedantes: Midazolam y Triazolam

Medicamentos para la migraña (dolores de cabeza): Fármacos con ergot o ergotaminas

Antipsicóticos: Pimozide

Antimicóticos: Voriconazol

Efavirenz, presente en Atripla®, puede interactuar con varios fármacos antimicóticos, es decir, los que se utilizan para tratar las infecciones producidas por hongos y micobacterias, entre ellas, dos infecciones oportunistas características del SIDA:la Meningitispor Criptococos yla Candidiasis.Así, si tuvieras que utilizar el fármaco Voriconazole para tratar estas infecciones, habría que reducir la dosis de Efavirenz de los 600 mg diarios estándar a la mitad, es decir, 300 mg diarios. Esto supondría dejar de tomar Atripla® para pasar a tomar por separado sus tres fármacos, o bien Truvada® más Sustiva®. En este caso, Sustiva® (Efavirenz) habría que tomarlo en su formato de 100 mg, tomando 3 pastillas (3×100 = 300 mg)una sola vez al día.

Efavirenz, puede interactuar igualmente con los fármacos que se utilizan para tratar el MAC (Micobacterium Avium Complex), una de las infecciones oportunistas definitorias del SIDA, así como con aquellos que se utilizan para tratar la tuberculosis y muchas infecciones bacterianas. El antibiótico rifampin o rifampicina, puede hacer que disminuyan los niveles de Efavirenz en la sangre, lo cual implicaría dejar de tomar Atripla® y pasar a tomar los tres fármacos por separado, para poder hacer una toma de Sustiva en una dosis algo mayor, de unos 800 mg al día en lugar de 600 mg que están contenidos en la pastilla de Atripla®.

Efavirenz también puede hacer que disminuyan los niveles del fármaco Rifabutin (Mycobutin® en algunos países), utilizado para tratar determinadas infecciones por hongos y micobacterias, por lo que, si tomas Atripla® o Sustiva®, tu médico debería pautarte una dosis más elevada de Rifabutin en caso de que tuvieras que tomarlo. Efavirenz también puede hacer que los niveles del fármaco Claritromicina disminuyan en la sangre. En este caso, es más ventajoso buscar otro medicamento alternativo a la claritromicina antes que elevar la dosis, ya que puede tener un impacto negativo a medio plazo en el funcionamiento del hígado. Igualmente los niveles de Itraconazol y Ketoconazol pueden verse disminuidos por efecto de la toma de Efavirenz. Para Ketoconazol las recomendaciones son, no obstante, de mantener la misma dosis. Para Itraconazol se aconseja buscar un medicamento que lo sustituya, ya que es más seguro que incrementar la dosis.

Otro tipo de fármacos que pueden ver disminuido su nivel en la sangre por la presencia de Efavirenz son los llamados bloqueadores de los canales de calcio. Estos medicamentos se utilizan para tratar algunas enfermedades cardiovasculares, ya que sirven para regular los niveles de la presión arterial y el ritmo de los latidos del corazón. Los fármacos afectados por Efavirenz en este caso son el Diltiazem,la Felopidina,la Nicardipina,la Nifedipinay el Verapamil. Dependiendo de en qué medida sigan siendo eficaces, pese a la presencia de Efavirenz, es posible que tu médico, o tu especialista cardiovascular, decida incrementar la dosis de alguno de estos fármacos.

Efavirenz puede interactuar incrementando la cantidad de algunos anticonceptivos en la sangre, en concreto, de sustancias como el ethinyl estradiol. Esto puede hacer que algunos de los efectos secundarios molestos de estos anticonceptivos se intensifiquen. No es recomendable incrementar su dosis. Por lo que la alternativa suele ser la de dejar de utilizarlos y sustituirlos por un método anticonceptivo de barrera, como el uso del preservativo masculino, del preservativo femenino o de un diafragma.

Los niveles de sildenafil (Viagra®) y de Vardenafil (Levitra®), dos fármacos que se utilizan para tratar los problemas de erección del pene en los hombres, pueden disminuir cuando se está tomando Atripla®. Es posible que tu médico te paute una modificación en las dosis de cualquiera de estos dos fármacos para que puedan mantener su efecto.

Si estás en un programa de sustitución de la heroína con opiáceos como la metadona o la buprenorfina, es posible que el Efavirenz haga que disminuyan los niveles de estos fármacos, en particular de la metadona, en tu sangre, con lo cual es posible que tu médico tenga que pautarte una dosis más elevada de metadona para evitar que puedan aparecer los síntomas del síndrome de abstinencia.

Algunos medicamentos a base de hierbas medicinales pueden alterar los niveles de Efavirenz, Tenofovir y Emtricitabina en la sangre. Por lo cual debes informar a tu médico si estás tomando cualquier preparado de herboristería, en particular, aquellos que contengan hipérico o Hierba de San Juan.

Interacciones con el resto de antirretrovirales

Buena parte de los fármacos antirretrovirales se metabolizan a través del hígado, lo cual quiere decir que, en cierta manera, compiten entre sí para ser procesados y llegar a nuestra sangre. En esa “competición” es posible que algunos fármacos lleguen finalmente a la sangre en niveles reducidos o aumentados más allá de los parámetros necesarios para combatir al VIH con eficacia y con seguridad en lo referente a efectos secundarios.

Las interacciones entre los distintos antirretrovirales son bien conocidas y por eso se suele evitar dar juntos aquellos fármacos que más se afectan entre sí, o bien se modifican las dosis o se utilizan otros fármacos para potenciar aquellos que podrían ver disminuidos sus niveles en la sangre.

Efavirenz puede disminuir la cantidad de varios inhibidores de la proteasa en la sangre, incluyendo Reyataz® (Atazanavir), Crixivan® (Indinavir), Kaletra® (Lopinavir + Ritonavir), Invirase®/Fortovase® (Saquinavir), Agenerase® (Amprenavir)o  Lexiva® (Fosamprenavir).

Efavirenz, en cambio, puede hacer que se incremente la cantidad de Viracept® (Nelfinavir) y Norvir® (Ritonavir) en la sangre. Esto último es importante, ya que Norvir® se utiliza como agente para potenciar otros inhibidores de la proteasa.

Tenofovir, presente en Atripla® y también en Truvada® y en Viread® puede hacer que disminuyan los niveles en la sangre de Reyataz® (Atazanavir) y Kaletra® (Lopinavir + Ritonavir). Estos dos fármacos, por otra parte, tienen el efecto recíproco de aumentar los niveles Tenofovir en la sangre.

Por todo esto, si tomas Atripla® al mismo tiempo que Kaletra®, Fortovase®, Invirase®, Agenerase®, Lexiva®, Crixivan® o Reyataz®, tu médico muy posiblemente te pautará tomar, además, una dosis de 100 mg de Norvir® como agente potenciador de cualquiera de estos fármacos (todos ellos inhibidores de la proteasa) con el fin de asegurar que sus niveles en la sangre sean óptimos. En el caso de combinar Atripla® con Kaletra® o con Crixivan® es necesario vigilar más estrechamente el funcionamiento de los riñones, debido a que los niveles de Tenofovir se incrementan más con estos dos inhibidores de la proteasa que con el resto.

Ya que Atripla® contiene el fármaco Emtricitabina (Emtriva®), se desaconseja combinar Atripla® con Lamivudina o 3TC (Epivir®), ya quela Lamivudinayla Emtricitabinason fármacos químicamente muy similares por lo que añadir Lamivudina (Epivir®) a un tratamiento que también contenga Atripla® no va a incrementar la eficacia del tratamiento.

Del mismo modo, ya que Atripa® contiene Tenofovir (Viread®), se desaconseja el uso simultáneo de ddI o Didanosina (Videx® ó Videx EC®), debido a las interacciones que se han observado entrela Didanosinay el Tenofovir.

Recomendaciones para las mujeres embarazadas

Atripla® contiene Efavirenz (Sustiva®/Stocrin®); se sabe, según varios estudios, que Efavirenz puede ocasionar daños al bebé durante su desarrollo, especialmente dentro los tres o cuatro primeros meses del embarazo. En concreto, se detectaron cuatro casos nacimientos de niños con malformaciones neurológicas (en el cerebro y la médula espinal) cuyas madres tomaron una combinación de antirretrovirales que contenía Efavirenz. En ensayos de laboratorio se ha observado también que Efavirenz produce malformaciones similares en las crías de monos y chimpancés. Por este motivo, no está recomendada la toma de medicamentos que contengan Efavirenz, como Atripla® o Sustiva® (Stocrin® en algunos países), para las mujeres embarazadas.

Algunos datos hablan de que Efavirenz podría ser seguro a partir del cuarto mes del embarazo, pero la recomendación general es evitar tomarlo durante todo el embarazo si hay otros fármacos que se puedan utilizar como alternativa.

Si ya estabas tomando Atripla® y planeas quedarte embarazada, consúltalo con tu médico para poder evaluar un cambio en tu medicación antes de que quedes encinta. En cualquier caso, es conveniente que, si estás tomando Atripla®, utilices cualquier método eficaz de control de la natalidad que sea compatible con los antirretrovirales contenidos en Atripla® (Tenofovir, Emtricitabina y Efavirenz), de manera que puedas planificar tu embarazo para que ocurra sólo cuando lo tuvieras previsto, lo cual te permitiría, cambiar, previamente, junto con tu médico, Atripla® por otra combinación que no contenga Efavirenz.

En cualquier caso, los otros dos fármacos contenidos en Atripla®: Tenofovir y Emtricitabina,  se pueden tomar durante el embarazo, a partir del cuarto mes, con muchas precauciones y siempre que se evalúe que el beneficio supera los potenciales riesgos.por lo que, en muchos casos, bastaría con sustituir Atripla® por Tenofovir (Viread®) más Emtricitabina (Emtriva®) –o Truvada®, que combina ambos— más un tercer fármaco que podría ser un inhibidor de la proteasa.

Si estás tomando Atripla® y te has quedado embarazada de manera no prevista, consúltalo de inmediato con tu médico. Puedes estar a tiempo de un cambio en la medicación o, en última instancia, si no hubiera alternativa, de una interrupción transitoria de tu tratamiento hasta ver cómo evoluciona tu embarazo, al menos, durante los primeros tres meses.

Para saber más sobre las implicaciones de tomar antirretrovirales durante tu embarazo, te recomendamos que leas la sección de Linfositio dedicada a La infección por VIH durante el embarazo.

Recomendaciones para la lactancia

No está recomendado para las madres con VIH amamantar a sus bebés ya que existe un riesgo de transmisión del virus a través de la leche materna. Todavía no está suficientemente estudiado si el riesgo es menor en caso de que la madre tenga la carga viral indetectable. Además, tampoco se conoce bien qué posibilidad hay de que los fármacos antirretrovirales que estés tomando puedan pasar al bebé a través de la leche materna. Por todo ello, si tienes VIH, es mejor que evites dar el pecho a tu bebé.

Tu médico debería saber…

Los fármacos contenidos en Atripla®, pueden ocasionar alteraciones en el funcionamiento de los riñones en particular, Tenofovir (también presente en Viread® y Truvada®), así como en el hígado y en los huesos. Por eso tu médico, antes de pautarte un tratamiento con Atripla® o con cualquier otro fármaco que contenga Tenofovir, Emtricitabina o Efavirenz, debería saber si tienes o has tenido hepatitis B o C, problemas en los riñones (cálculos o piedras renales), problemas con los niveles de azúcar en la sangre, o problemas en los huesos.

Efavirenz, además, tiene una serie de efectos secundarios sobre el sueño, la capacidad de concentración o el estado de ánimo que pueden verse agravados en las personas con un historial previo de depresión, ansiedad, insomnio o trastornos psiquiátricos. Si has pasado por alguno de estos problemas, tu médico debería saberlo antes de pautarte un tratamiento con Atripla® o cualquier fármaco que incluya Efavirenz (Sustiva®, Stocrin®).

Si padeces de convulsiones, o sufres enfermedades como epilepsia, narcolepsia o similares, tu médico ha de saberlo para evaluar los posibles riesgos que pueda comportar el uso de Atripla®, además, algunos de los fármacos que se utilizan para tratar las convulsiones pueden interactuar con los antirretrovirales contenidos en Atripla®.

El consumo habitual de alcohol y otras drogas, tanto las drogas “clásicas” (heroína, cocaína, marihuana, ácidos…) como las más modernas drogas recreativas (anfetaminas, cristal, éxtasis…), pueden hacer más intensos los efectos secundarios de Efavirenz. Además, cualquiera de estas sustancias puede interactuar con tus antirretrovirales, alterando su eficacia y sus efectos secundarios. Por ello, tu médico debería saber si consumes habitual o esporádicamente alguna de estas drogas y también si estás en un programa de sustitución con metadona, heroína medicalizada, buprenorfina o cualquier otro fármaco similar. Es posible que, en esos casos, haya que modificar las dosis y pautas de toma de tu tratamiento antirretroviral, o bien buscar fármacos alternativos a Atripla®.

También es importante que tu médico conozca qué medicamentos tomas habitual o esporádicamente para tratar otras enfermedades que pudieras tener. Esto incluye no sólo los medicamentos que otros especialistas te hayan recetado, sino también los que podemos comprar sin receta en las farmacias para tratar, por ejemplo, resfriados, dolores, alergias y similares. Y también abarca los remedios de la medicina tradicional, como los tratamientos homeopáticos y los preparados con hierbas y extractos naturales.

¿Dónde puedo encontrar más información sobre Atripla®?

Puedes consultar la página web del fabricante de Atripla® que son los laboratorios Bristol-Myers Squibb y Gilead Sciences. También puedes consultar directamente la página web del medicamento.

Para informarte sobre estudios y ensayos clínicos en los que se hacen evaluaciones de la eficacia y seguridad de Atripla® puedes consultar también, en inglés, la página de los National Institutes of Health (Institutos Nacionales de la Salud) de los EE.UU., en su apartado de información sobre VIH/SIDA: AIDSinfo.nih.gov. En España te puedes poner en contacto también conla Dirección General de Farmacia y Productos Sanitarios, del Ministerio de Sanidad.

Fecha de actualización: Enero de 2008.