Archivo de la etiqueta: Azidovudina

Combivir® (Zidovudina, AZT + Lamivudine, 3TC)

Combivir® es un medicamento que combina en una sola pastilla dos fármacos antirretrovirales: 300 mg de Zidovudina o AZT (Retrovir®) más 150 mg de Lamivudina o 3TC (Epivir®). Tantola Zidovudinacomola Lamivudinason inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósido. Zidovudina está presente, además de en Combivir® en los medicamentos Retrovir® y Trizivir®, en algunos países Zidovudina o AZT se vende como fármaco genérico, es decir, sin marca comercial. Lamivudina está presente también en los medicamentos Epivir® y Trizivir®.

El laboratorio que fabrica Combivir® es GlaxoSmithKline. Combivir® obtuvo su aprobación porla FDA(Food and Drug Administration // Dirección General de Alimentos y Fármacos) de los EE.UU. en el año 1997. Un año después fue aprobado porla EMEA, Agencia Europea de Evaluación de Medicamentos.

Combivir® debe utilizarse siempre en combinación con otros fármacos antirretrovirales. Generalmente se lo utiliza como base para componer una combinación con un inhibidor de la transcriptasa no análogo de nucleósido (Efavirenz, Delavirdina o Nevirapina) o bien con un inhibidor de la proteasa (en ocasiones potenciado con Ritonavir para simplificar las tomas e incrementar la eficacia). Al incorporar dos antirretrovirales en una única pastilla, Combivir® permite simplificar la toma de la medicación, reduciendo el número de pastillas diarias.

¿Cómo se debe tomar Combivir®?

Combivir® requiere de dos tomas diarias. Cada toma de Combivir® requiere de una única tableta o pastilla. Las tomas deben hacerse con una separación de 12 horas entre sí. Lo más habitual es hacer una toma por la mañana (con el desayuno o a media mañana) y otra por la noche. Se puede tomar con el estómago vacío (una hora antes o dos horas después de comer) o bien con una comida ligera, por lo que Combivir® se puede combinar fácilmente con otros antirretrovirales que pudieran requerir ser tomados sólo con comidas o sólo sin comidas.

Es recomendable que no haya un desfase de más de media hora entre la hora en que te tomas Combivir® cada día, tanto en la toma de la mañana, como en la de la tarde. Por ejemplo, si tu hora teórica de toma por la mañana es a las 10:00, el intervalo dentro del que te lo deberías tomar en la mañana del día siguiente iría desde las 9:45 hasta las 10:15. Lo mismo cabe decir para la toma de la tarde. Si la hora de la mañana es a las 10:00, la de la tarde o noche debería ser unas 12 horas después, esto es, a las 22:00. Y la hora a la que lo tomarías por la tarde o noche el día siguiente debería estar dentro del intervalo de las 21:45 y las 22:15.

¿Y si se me olvida hacer una toma?

En caso de que se te pase la hora y no te hayas acordado de tomarte este medicamento, entonces tómatelo inmediatamente, en cuanto te acuerdes, aunque hayan pasado ya algunas horas. Si ves que faltan menos de cuatro horas para la siguiente toma, entonces es mejor esperar y hacer ya tu siguiente toma, sin duplicar las dosis, a la hora en que te hubiera tocado hacerla normalmente. En cualquier caso, conviene siempre que consultes con tu médico, antes de empezar a tomar tu tratamiento, cómo proceder en estos casos.

¿Cómo actúa Combivir®?

Comviri® contiene dos fármacos: Zidovudina o AZT y Lamivudina o 3TC que actúan sobre la enzima transcriptasa inversa del VIH, bloqueándola. Con ello, el VIH no puede traducir su propia información genética a un lenguaje que sea comprensible por la célula infectada, de modo que se dificulta la capacidad del virus para utilizar la célula con el fin de fabricar copias de sí mismo.

Según los datos clínicos disponibles, Combivir® no debería ser más eficaz que tomar Zidovudina (Retrovir®) y Lamivudina (Epvir®) por separado. Sin embargo, al combinar ambos fármacos en una misma tableta o pastilla se facilita que sean absorbidos al mismo tiempo y en las mejores condiciones por nuestro cuerpo, además, algunos efectos secundarios que podrían presentar ambos fármacos por separado son más llevaderos cuando se toman combinados dentro de Combivir®

Dentro de las recomendaciones contenidas en las Guías de Consenso sobre Tratamientos Antirretrovirales, Combivir® es un medicamento de recomendación preferente como base de una terapia combinada a la que se añada un inhibidor de la transcriptasa inversa no análogo de nucleósido o un inhibidor de la proteasa (en ocasiones potenciado con Ritonavir), en particular, para las personas que van a empezar por primera vez a tomar tratamiento antirretroviral.

Posibles efectos secundarios de Combivir®

Anemias por alteraciones en la médula de los huesos

La Zidovudina o AZT (Retrovir®) contenida en Combivir® puede producir una disminución en la producción de glóbulos rojos, debido a sus efectos en la médula de los huesos, que es la zona de nuestro cuerpo en la que se producen y crecen la mayor parte de las células de la sangre. Por este motivo, se han reportado casos de anemias que tienen que ver o bien con un menor número de glóbulos rojos, o bien con alteraciones en su forma, tamaño o contenido en hemoglobina. Además, es posible quela Zidovudinatambién haga disminuir el número de otras células sanguíneas, como puede ser algunas poblaciones y tipos de leucocitos o glóbulos blancos.

Los signos de que pueden estar produciéndose estas complicaciones pueden ser que sientas una fatiga recurrente, que no pueda atribuirse a otras causas, así como si tienes palidez, escalofríos, fiebres esporádicas o dolor de garganta. Si tomas Combivir® o cualquier medicamento que contenga Zidovudina (como Retrovir® o Trizivir®), y tienes estos síntomas, consúltalo cuanto antes con tu médico.

Riesgo de acidosis láctica

Se han observado casos de acidosis láctica en personas que toman inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósido/nucleótido (grupo al que pertenecen tantola Zidovudinacomola Lamivudinapresentes en Combivir®). La acidosis láctica es una complicación que puede afectar gravemente a tu salud, que se produce de manera repentina, y puede ocasionar la muerte si no es tratada a tiempo.

Por ello, si observas que tienes náuseas, vómitos, malestar estomacal repentino; sensación de debilidad o cansancio que no puedas atribuir a otra causa; sensación de falta de fuerza muscular, dificultad para respirar; o dolor en la parte superior del abdomen, por debajo de las costillas, y ves que todos o varios de estos síntomas han aparecido de forma repentina y coincidente, en el transcurso de pocas horas, es importante que te pongas en contacto inmediatamente con tu médico, ya que podrían deberse a una acidosis láctica.

Miopatías (daños en las fibras musculares)

Se han reportado algunos casos de alteraciones por daño o degeneración de las fibras musculares en personas que llevan muchos años tomando Zidovudina, presente en Combivir®, Retrovir® y Trizivir®. Estos daños en las fibras de los músculos no sólo podrían afectar a los músculos que nos permiten movernos, como los de las extremidades, la espalda, el abdomen, el cuello, etc, sino también al músculo del corazón, el miocardio.

Por ello, si notas signos de debilidad o agotamiento muscular, especialmente en la zona de los brazos, los hombros o los muslos, es importante que se lo comentes a tu médico cuanto antes, especialmente si llevas ya tiempo tomando fármacos que contengan Zidovudina o AZT.

Alteraciones del funcionamiento del hígado

La Zidovudina yla Lamivudinapresentes en Combivir® también pueden producir alteraciones en el funcionamiento del hígado. Esto se puede verificar por los resultados de las analíticas de sangre que periódicamente te realiza tu médico y también por algunos signos externos como una tendencia a una coloración amarillenta de la piel o de la parte blanca de los ojos, así como sensación de cansancio o molestias en el abdomen en la zona del hígado (en la parte derecha y anterior del abdomen, justo por debajo de las costillas. Si observas algo de esto es bueno que lo comentes con tu médico lo antes posible.

Si, además de infección por VIH, tienes hepatitis B, es posible que se pueda dar un rebrote en la hepatitis después de suspender el tratamiento con Combivir® (por ejemplo, por tener que cambiar a otra combinación de antirretrovirales). Esto se debe a quela Lamivudinao 3TC contenida en Combivir® también es activa contra el virus de la hepatitis B. Así, al dejar de tomarla, el virus de la hepatitis B puede empezar a reproducirse con rapidez, produciendo un cuadro de hepatitis aguda que podría dañar tu hígado. Por ello, es conveniente que tu médico controle tus enzimas hepáticas después de suspender un tratamiento con Combivir® o cualquier otro fármaco que contenga Lamivudina o 3TC, como Epivir® o Trizivir®.

Alteración del nivel de grasas y azúcares en la sangre y distribución anormal de la grasa corporal

Cualquiera de los dos fármacos contenidos en Combivir® puede producir alteraciones en el nivel de grasas en la sangre. Tanto en los triglicéridos, como en el colesterol. Un nivel elevado de estas grasas en la sangre está relacionado con un incremento del riesgo de padecer de enfermedades cardiovasculares a medio y largo plazo.

También se ha asociado a estos fármacos con la posibilidad de que, a largo plazo, se pueda producir una redistribución anormal de la grasa corporal. Es decir, que se puede perder grasa de zonas donde es habitual o necesario tenerla, como en las caderas, en la cara y en los brazos y las piernas –lo que se conoce como lipoatrofia-  y ganarla en zonas donde antes no se tenía, como en el abdomen, en los pectorales o alrededor del cuello –lo que se conoce como lipodistrofia—.

Igualmente, cualquiera de estos fármacos podría producir alteraciones en los niveles de azúcar en la sangre, con lo que el funcionamiento del páncreas y el equilibrio de la insulina se podrían ver alterados, conllevando un mayor riesgo de desarrollar diabetes. Por ello, en las analíticas periódicas de sangre, tu médico monitorizará también los niveles de colesterol, triglicéridos y azúcar, con el fin de actuar preventivamente antes de que las alteraciones puedan suponer un riesgo para ti.

Hacer ejercicio físico y mantener una dieta variada y equilibrada, reduciendo el consumo de grasas de origen animal, de las llamadas grasas “trans” en los alimentos preparados, enlatados, conservas y golosinas, así como reduciendo también el nivel de azúcar en los alimentos, en particular, postres, dulces, caramelos, bebidas azucaradas y demás golosinas, puede ayudarte a controlar mejor los niveles de colesterol y triglicéridos a pesar de estar tomando medicación antirretroviral.

Para conocer más en detalle otros efectos secundarios de Combivir®, te recomendamos leer las fichas de Linfositio dedicadas ala Lamivudina y a la Zidovudina.

En todo caso, ante cualquier síntoma o señal que no te parezca normal, lo mejor es comunicárselo a tu médico para que pueda evaluar cómo proceder. En ningún caso dejes de tomar la medicación por tu cuenta. Tu médico te indicará si hay que dejar de tomar un fármaco antirretroviral, si hay que modificar dosis y tomas, o si hay que sustituirlo por otro, y te dará instrucciones sobre cómo hacerlo.

Interacciones con los demás antirretrovirales y con otros medicamentos

Las interacciones de Combivir® con otros antirretrovirales y con otros medicamentos son las mismas que tienenla Lamivudinao 3TC (Epivir® yla Zidovudinao AZT (Retrovir®) por separado. Para conocerlas, te aconsejamos leer las fichas de Linfositio dedicadas ala Lamivudinay ala Zidovudina.

En todo caso, no está recomendado tomar Combivir® con otros medicamentos que contengan Emtricitabina, presente en Emtriva® , Truvada® y Atripla®, ya quela Emtricitabinayla Lamivudinatienen mecanismos de acción contra la transcriptada del VIH muy parecidos y una estructura química también semejante, por lo cual, añadir Emtricitabina ala Lamivudinano hará que la combinación de antirretrovirales sea más eficaz frente al VIH.
Recomendaciones para las mujeres embarazadas

Los posibles efectos adversos sobre el bebé de la toma de Combivir® durante el embarazo no están muy bien estudiados. Según las Guías de Consenso sobre Tratamientos Antirretrovirales, Combivir® está clasificado como medicamento de categoría C para su uso durante el embarazo, lo que significa que en estudios hechos con animales sí se han observado efectos secundarios sobre el bebé durante su desarrollo.

Sin embargo,la Zidovudinao AZT (Retrovir® ) contenida en Combivir® es, de hecho, el único medicamento claramente recomendado para el tratamiento del VIH durante el embarazo, siempre a partir del tercer mes y también durante el parto, con el fin de reducir el riesgo de transmisión del virus de la madre al bebé.

Por ello, algunos expertos consideran que los posibles efectos secundarios de Combivir® podrían verse compensados por los beneficios que presta como medio para reducir las posibilidades de infección para el bebé.

Si estás tomando Combivir® y te has quedado embarazada de manera no prevista, consúltalo de inmediato con tu médico. Puedes estar a tiempo de un cambio en la medicación o, en última instancia, si no hubiera alternativa, de una interrupción transitoria de tu tratamiento hasta ver cómo evoluciona tu embarazo, al menos, durante los primeros tres meses.

De todas maneras, siempre es aconsejable que utilices un método de control de la natalidad compatible con los antirretrovirales que estés tomando, de manera que tu embarazo ocurra en el momento en que lo tuvieras planificado, lo que te va a permitir, junto con tu médico, evaluar, antes de quedarte embarazada, cuál es la mejor estrategia de tratamiento, minimizando siempre los riesgos para la salud de tu bebé y para la tuya propia.

Para saber más sobre las implicaciones de tomar antirretrovirales durante tu embarazo, te recomendamos que leas la sección de Linfositio dedicada a La infección por VIH durante el embarazo.

Recomendaciones para la lactancia

No está recomendado para las madres con VIH amamantar a sus bebés ya que existe un riesgo de transmisión del virus a través de la leche materna. Todavía no está suficientemente estudiado si el riesgo es menor en caso de que la madre tenga la carga viral indetectable. Además, tampoco se conoce bien qué posibilidad hay de que los fármacos antirretrovirales que estés tomando puedan pasar al bebé a través de la leche materna. Por todo ello, si tienes VIH, es mejor que evites dar el pecho a tu bebé.

Tu médico debería saber…

Debido a que tantola Lamivudinacomola Zidovudinacontenidas en Combivir® pueden tener un impacto en el funcionamiento de tus riñones y de tu hígado, tu médico debería saber si has tenido anteriormente alguna complicación renal (cálculos o piedras) o hepática, en particular, si tienes hepatitis B. También si, antes de empezar el tratamiento, padeces de algún tipo de problema relacionado con tus glóbulos rojos, como puede ser una anemia, o bien con las plaquetas o los leucocitos (glóbulos blancos).

El consumo habitual de alcohol y otras drogas, tanto las drogas “clásicas” (heroína, cocaína, marihuana, ácidos…) como las más modernas drogas recreativas (anfetaminas, cristal, éxtasis…), pueden alterar la eficacia de tus antirretrovirales y hacer más intensos sus efectos secundarios. Por ello, tu médico debería saber si consumes habitual o esporádicamente alguna de estas drogas y también si estás en un programa de sustitución con metadona, heroína medicalizada, buprenorfina o cualquier otro fármaco similar. Es posible que, en esos casos, haya que modificar las dosis y pautas de toma de tu tratamiento antirretroviral, o bien buscar fármacos alternativos a los que están contenidos en Combivir®.

También es importante que tu médico conozca qué medicamentos tomas habitual o esporádicamente para tratar otras enfermedades que pudieras tener. Esto incluye no sólo los medicamentos que otros especialistas te hayan recetado, sino también los que podemos comprar sin receta en las farmacias para tratar, por ejemplo, resfriados, dolores, alergias y similares. Y también abarca los remedios de la medicina tradicional, como los tratamientos homeopáticos y los preparados con hierbas y extractos naturales.

¿Dónde puedo encontrar más información sobre Combivir®?

Puedes consultar la página web del fabricante de Combivir® que son los laboratorios GlaxoSmithKline (ViiV Laboratories). También puedes consultar directamente la página web del medicamento.

Para informarte sobre estudios y ensayos clínicos en los que se hacen evaluaciones de la eficacia y seguridad de Combivir® puedes consultar también, en inglés, la página de los National Institutes of Health (Institutos Nacionales dela Salud) de los EE.UU., en su apartado de información sobre VIH/SIDA: AIDSinfo.nih.gov. En España te puedes poner en contacto también conla DirecciónGeneralde Farmacia y Productos Sanitarios, del Ministerio de Sanidad.

Fecha de actualización: Enero de 2008.